Copyright © 2017 Julianezca | Designed by Juliana Molina Duque| All rights reserved.

 
 

El cuerpo humano es un complejo proyecto artístico. Tal como lo dice el texto de la exposición "enobranegra", " La obra es un espacio de habitación que repite un ciclo de destrucción".

 

Somos un proyecto escultórico, en donde comenzamos siendo una única célula producto de la unión entre el hombre y la mujer. Esta célula denominada según la ciencia como Cigoto, se divide en dos y luego estas se dividen tantas veces que generan una masa llamada Mórula, lista para ser moldeada. Al cabo de unos días, se podría decir que entramos en  proceso de creación en donde esta masa inicial comienza a tener forma, a tener un sentido por el cual ser creada,  y a medida que pasa el tiempo se va construyendo y perfeccionando. Es tan minuciosa y perfecta la elaboración de esta increíble escultura pensante, sensible y capaz de analizar lo que la rodea,   que el material del cual está elaborada, es decir las células que nacen de este Cigoto, son  imperceptibles ante el ojo humano.

Durante el proceso de elaboración, el corazón comienza a contraerse y cuando menos lo pensamos, nacemos. Luego crecemos, tenemos hijos y morimosEn medio de todo esto vivimos, y a pesar de que todos de una manera u otra, pasamos por este proceso, cada uno de nosotros es  único e irrepetible.

Es tan maravilloso el cuerpo humano, que en la época del Renacimiento, los Gabinetes de Curiosidades, que eran muebles  donde se coleccionaban elementos maravillosos, extraños y fascinantes, un universo inquietante y fantástico que agrupaba y exponía objetos, seres, y un sinfín de situaciones e historias descritas desde un punto de vista único, diferente al que estamos acostumbrados, poco a poco, deja de enfocar su mirada  en los maravillosos objetos que se encontraban en las tierras lejanas o reliquias de santos, para centrarse en el cuerpo humano y sus rincones, hasta entonces ocultos. Es en este periodo en donde suceden cambios en la manera como se percibe el mundo y el ser. El cuerpo alcanza una nueva dimensión que hace que se convierta en protagonista de representaciones y exploraciones.

 

Hay una nueva noción de individuo  que lo separa de la comunidad y de su entorno. Ahora el cuerpo es el limite entre un ser humano y otro. La formación de este limite le permite  elaborar una imagen estudiable de si mismo y de lo que lo rodea.

 

No obstante, la idea de coleccionar, agrupar y exponer elementos fascinantes, sigue teniendo gran importancia en el mundo del arte.

 

Podemos recordar la obra de Louise Nevelson, quien en sus inicios comenzó "montando paredes enteras con cajas, huacales, asientos de sillas, barandales de escaleras, balaustradas, quillas, instrumentos musicales, relojes, esferas, cilindros y los más diversos objetos", y que luego viene a ser reconocida dentro del mundo del arte por sus monumentales ensamblajes en madera.

 

Nevelson, junto con otros artistas inmigrantes  tales como Rothko, Newman, Gottlieb, por nombrar algunos, afirmaron que tenían una relación individual con el arte de manera personal e independiente y "contribuyeron a la inauguración de un arte genuinamente norteamericano creando como individuos."

Harold Roshemberg, critico estadounidense, la incorpora entre los artistas judíos inmigrantes neoyorquinos "que harán de la búsqueda de una identidad personal la directriz de su obra".

 

 

Captar algo tan "evanescente e incorpóreo" como las sombras y los reflejos, es lo que Nevelson busca atrapar con sus cajas. " Así como Duchamp se inventó un guardapolvos, Nevelson se inventa sus guarda sombras y sus guarda reflejos en estos misteriosos armarios oníricos."

 

En su obra, el color negro  mate, unifica las formas , la superficie y encierra los demás colores. Luego de utilizar el negro, utiliza el blanco y después el color oro.

 

 

Julianezca, es un mundo de infinita curiosidad donde hay una relación constante  entre objeto y cuerpo, una relación entre individuo y lo que lo rodea. Aquí el objeto ( Joyería) busca hacer una mirada microscópica hacia el individuo, Es decir hacia el maravilloso, único e irrepetible  cuerpo humano y sus rincones, definido por el renacimiento como un "microcosmos análogo al macrocosmos".

 

Julianezca es pensada como una instalación artística, en donde uno puede imaginariamente introducirse en el objeto para de esta manera descubrir el cuerpo. Entraría uno en esas "habitaciones misteriosas" de las que habla Verónica Volkow cuando se refiere a la obra de Louise Nevelson.

 

Guardar la joyería Julianezca bien sea en un gabinete de curiosidades o en un "armario onírico", es tan mágico como guardar nuestras propias sombras,  o nuestros brillos. Es guardar algo de nosotros mismos. Algo que nos complementa .Es coger un pedacito de cada uno, y someterlo a un proceso de exploración. Es entrar en ese universo inquietante y fantástico que es cada individuo, protegerlo, preservarlo, admirarlo, contenerlo y entenderlo como fascinante, exótico, único e irrepetible.